Mitos y verdades: las cuarenta semanas de embarazo

¿Cuanto dura la gestación humana? ¿Puede ser que estemos expuestos a un dato erróneo? ¿Qué importancia tiene desde el punto de vista de la ley judía -halajá-?

por Jonathan Berim – Twitter: @JonathanBerim

Introducción

Muchas veces nos preguntamos: “¿Cuánto dura el embarazo humano?”. Desde que vimos a nuestra madre o a la madre de algún amiguito del jardín embarazada, en la clase de ciencias naturales de la escuela primaria, en la clase de biología de la escuela secundaria y tantas otras. La respuesta siempre fue la misma: 9 meses.

Incluso en la mesa del seder de pesaj, al cantar las canciones de la sobremesa. Ahí se suele cantar “ejad mi iodea” (o su versión en español/ladino “Quien lo viese y entendiese”), donde se le asigna una importancia a cada valor numérico. Al llegar al número nueve respondemos de memoria: “nueve meses de la preñada”.

Sólo un 27% de los encuestados en Twitter y un 33% en Facebook supo la respuesta correcta.
Sólo un 27% de los encuestados en Twitter y un 33% en Facebook supo la respuesta correcta.

Esto se da hasta llegar al consultorio obstetrico, cuando la pregunta teórica se convierte en tema práctico. Es ahí donde el profesional de la materia nos cambia la unidad de medida que pasa de meses a semanas y la respuesta pasa a ser 40 semanas. El embarazo se suele detectar alrededor de la semana 6 y la fecha probable de parto se fija en la semana 40.

¿Cual es el problema? El primer problema que surge es matemático. Nueve meses de treinta días cada uno, nos da un embarazo de 270 días. En cambio, 40 semanas (de 7 días cada una, claro está) nos da un embarazo de 280 días.

Siendo así, ¿cuantos días dura realmente la gestación?

El segundo problema que surge es de índole halájico (legal judío). Como ya explicamos (ver aquí) la ley judía se basa en la realidad para construir sus resoluciones. Saber con exactitud cuanto tiempo de gestación ha transcurrido es imprescindible para poder dictaminar correctamente la ley que corresponde.

Conflictos

Veamos algunos ejemplos:

Impureza ritual

Existen varios estadios espirituales en los que la persona se puede encontrar (hablaremos del tema en detalle en otra oportunidad). Cada uno de estos tiene sus consecuencias legales. Hay un estadio que corresponde a una mujer que entró en su periodo menstrual, otro de ellos se da ante el caso de la pérdida de un embarazo (similar en varios aspectos al de una parturienta).

Saber con exactitud la cantidad de días de gestación transcurridos es imprescindible para dictaminar el estado en cuestión.

Aborto

La legislación judía tiene un enfoque puramente casuístico de los temas. Esto quiere decir que ante un dilema, se deben analizar las particularidades de cada caso para poder llegar a un veredicto al respecto. Para el caso de la interrupción de un embarazo, uno de los datos importantes a tener en cuenta es cuántos días de gestación lleva el mismo.

Primogenitura

Hay una ceremonia que se realiza al nacer el primer hijo varón de la pareja. En caso de ser el primer hijo pero no ser el primer embarazo, también es imprescindible saber en qué día de la gestación se interrumpió el embarazo previo para dictaminar el estatus del nuevo sucesor.

Rezar para definir el sexo del bebe

Basado en el Talmud (Brajot 60a), el código de leyes judío, el Shuljan Aruj (Oraj Jaim 203:1) legisla que los rezos deben estar orientados hacia el presente o futuro. No es correcto rezar por un suceso ya acontecido. Ahí establece que la fecha máxima para rezar por el sexo de un bebe es hasta los 40 días desde su gestación. [Si bien científicamente el sexo se determina con la concepción, se puede explicar que siempre que se mantenga como un dato de oculto, rezar por ello no implica la necesidad de un milagro revelado y está permitido.]

Embarazo reconocible

El Talmud (tratado de Nida 8b) debate en qué momento el embarazo se puede distinguir a simple vista. Un sabio llamado Sumjus dice en nombre de Rabí Meir que esto ocurre al llegar a los tres meses de gestación. Para poder determinarlo, debemos saber exactamente en qué mes de gestación de encuentra la mujer.

Los meses de secreto

Existe una costumbre no ritual de no divulgar el embarazo hasta cumplidos los tres meses del mismo (en ciertas cortes jasídicas la costumbre se extiende hasta el quinto mes). Sólo sabiendo cuanto comenzó el embarazo, podremos calcular el tiempo transcurrido.

Conclusión

La gestación humana dura, como indica la tradición e información que tenemos al respecto, 9 meses o, su equivalente, 38 semanas. Siendo así, ¿de donde surge la errónea cifra de las 40 semanas (equivalente a 9 meses y medio)? La respuesta es que surge de una convención médica para simplificar los cálculos.

Es muy raro que una mujer sepa con exactitud la fecha de su última ovulación, mucho más dificultoso aún que sepa la fecha en la que el óvulo fue fecundado por el espermatozoide.

Es por esto que se optó por tomar la fecha de última menstruación (FUM), que sí suele ser sabida por la mujer, como comienzo del embarazo. Esta ocurre aproximadamente dos semanas antes del comienzo del embarazo. Es así que la cuenta da 40 semanas cuando, en realidad, en la semana 1 y 2 de dicha cuenta la mujer aún no está embarazada.

 

La gestación humana dura 38 semanas y no 40. Así que, la próxima vez que te enfrentes a uno de los interrogantes planteados o simplemente quieras saber con exactitud cuantas semanas de gestación lleva el feto, debes optar por una de estas dos opciones:

1- Calcular el tiempo de embarazo desde la última inmersión en la mikve (baño ritual, donde la mujer se sumerge en una fecha cercana a la ovulación) o

2- Restarle dos al número de semanas que te informa el profesional de la salud.

[Ambas opciones tienen aún un pequeño margen de error de un par de días pero son mucho más precisas que la información que teníamos antes.]

¡Que sea en buena hora!