Las kaparot

¿Aún no hiciste girar un gallo o una gallina viva sobre tu cabeza? ¿Qué clase de “macumba (¿judía?)” es está? ¿Qué son las kaparot?

por @jonathanberim

➡Atzlajá y parnasa tova para Yosef David ben Adit

Rab. Jaim Kanievsky haciendo kaparot

Si bien el principal legislador del pueblo judío, Rabí Iosef Caro, sostiene que se trata de una costumbre pagana, el Rama sostiene que es una costumbre válida. Este último propone también alternativas para “despaganizar” la costumbre.

En vísperas de #IomKipur se acostumbra tomar una gallina por cada mujer o niña de la familia y un gallo por cada hombre o niño y un gallo y una gallina por una mujer embarazada y mover cada animal en círculos tres veces sobre la cabeza de cada individuo.

Se acompaña el movimiento recitando tres veces: “Este en mi reemplazo, este es mi recambio, este es mi expiación. Este animal irá a la shjitá (degüelle ritual) y yo entraré a la buena y larga vida y a la paz”.

La gallina o el gallo, puede reemplazarse por cualquier ave de corral, que sea kasher y no era usada para korban (sacrificio ritual). Pueden ser: patos, pavos, gansos, etc. También pueden usarse peces o directamente dinero (equivalente al valor del animal).

La oposición del Shuljan Aruj se basa en lo similar a un ritual pagano que aparenta ser esta costumbre. Especialmente cuando la persona cree que “revoleando” el animal sobre su cabeza le pasa al mismo sus transgresiones y queda libre de pecados. Una especie de ósmosis espiritual.

A pesar de esto, es una costumbre legal y popular judía. Incluso los judíos sefaradim, que suelen seguir la opinión del Shulján Aruj, mantienen esta práctica. Lo hacen basados en el Ariza”l que le daba mucha importancia a la misma (Kaf HaJaim, Ben Ish Jai, Or LeTzion, Rab Ovadia).

Toda la oposición se debe a la supuesta “magia” que “involucra” el asunto. Pero si se lo re-significa o, mejor dicho, se lo explica correctamente, dicha oposición desaparece por sí sola.

Estamos en los días de juicio Divino. Todas nuestras acciones son evaluadas y catalogadas, se convierten en méritos y defectos; y, en base a estos y a nuestros planes a futuro, Dios decreta nuestro destino.

El primer objetivo del sacrificio de los animales es despertar en la persona el recuerdo del ineludible día de la muerte y llevar a la persona a reflexionar y mejorar su conducta.

El segundo objetivo de la compra de animales para kaparot, es dar los mismos o su equivalente en dinero (preferentemente) a familias necesitadas para que puedan alimentarse como corresponde. Sumar el gran mérito de pensar en los necesitados y aportar para aliviar su sufrimiento.

Es ampliamente mejor, optar por usar y dar a los necesitados directamente dinero y evitar todo trato con animales. Varios son los motivos: el maltrato innecesario que se le puede llegar a provocar a los animales, generar negociados y las posibles fallas ante la shjita masiva.

Es así como esta costumbre que sonaba en un principio a magia negra, termina siendo una costumbre judía que busca convertirnos en mejores personas. Esto necesariamente conlleva a un mejor resultado en el juicio Divino.

Quiera Dios que seamos juzgados para bien y tengamos un año pleno de vida, de crecimiento, de bendición, de alegrías, de salud y de éxito. ¡Gmar Jatima Tová!
#IomKipur#YomKippur#RoshHashana#AseretIemeiTeshuva

Deja un comentario