Coronavirus y el iom kipur más extraño

Coronavirus y el iom kipur más extraño

Por la crisis del #coronavirus y el aislamiento generalizado, estamos en las puertas del #IomKipur más raro de nuestras vidas. ¿Como podemos disfrutar y aprovechar el mismo a pesar de todo?

por @JonathanBerim

Lo primero es la aceptación. Todos deseamos que desaparezca la pandemia y poder concurrir masivamente a las sinagogas para los rezos de este día sagrado pero no será posible. Pero vivir en el imaginario (en cualquier aspecto de la vida) solo logra desconectarnos del presente. 

Dios quiso que vivamos un #YomKippur (y todo el 2020) diferente. No lo podemos cambiar, busquemos adaptarnos al nuevo contexto y seguir adelante. Toda crisis es una oportunidad de crecimiento. 

Segundo punto: la liturgia comunitaria judía es muy importante, nos inspira y nos emociona y se encuentra destacada enfáticamente en nuestro código de leyes. Pero, a pesar de todo, es un elemento secundario si los contratamos con otros aspectos del judaísmo. 

Un aspecto que opaca el ritual completamente es el cuidado de la salud. Debemos hacer todo lo que está a nuestro alcance para cuidar nuestro cuerpo y el de los demás y priorizar la vida (ver “Un aporte rabínico al coronavirus” http://www.judaismoacademico.com/2020/03/13/un-aporte-rabinico-al-coronavirus/ ).

Es por eso que cada comunidad judía del mundo debe acatar las indicaciones del gobierno de su país para contener al #COVIDー19 . Esto llevará a qué, quizás por primera vez en la historia, la gran mayoría de los judíos no puedan asistir a la sinagoga en este día tan especial. 

Debemos prepararnos. La primera mitzva que se nos presenta en la víspera de #IomKipur no es tan conocida pero si bastante intuitiva: comer. Es un mitzva de la Torá comer extra el día previo al ayuno y del Cielo se lo considera como si la persona ayuna dos días seguidos. 

Otra costumbre del día previo es la inmersión ritual. El agua simboliza la pureza y sumergirse en la misma demuestra nuestra aspiración y anhelo de rectificarnos. Ante la situación, la misma se puede reemplazar con un baño en la ducha de casa. 

Otra costumbre es las kaparot que, si bien tiene varios aspectos y formas, es en resumen una mitzva que aporta méritos para nuestra expiación. Lo recomendable es realizarla en la casa, con dinero, y donar luego el mismo para ayudar a los necesitados. 

Por la tarde se dice el rezo de minja de vísperas de #IomKipur que incluye el #vidui. El mismo es una parte central del rezo del día y consiste en la confesión de nuestras transgresiónes. En el judaísmo es un diálogo personal de hombre con Dios. 

Es importante contar con la traducción para saber que se está diciendo. De hecho, tenemos este año la gran oportunidad de manejar nuestros tiempos al rezar. Es imprescindible hacerse con un majzor con traducción para poder entender la tefila y conectarse más con los mismos. 

Este año los libros sobraran en las sinagogas así que una opción es contactarse con la más cercana para pedir prestado un ejemplar. Acá les dejo la confesión traducida y explicada: https://www.tora.org.ar/el-vidui-confesion-en-detalle/

La confesión antes citada es seguida de una mucho más detallada llamada vidui hahadol y juntas se recitan un total de diez veces. Aquí la versión extendida con traducción en inglés (si alguien la tiene en español, puede agregarla al hilo). https://opensiddur.org/prayers/lunisolar/high-holy-days/yom-kippur/my-great-confession-by-michal-talya/

Iom Kipur solo expía las ofensas con nuestros semejantes si antes nos conciliamos con ellos así que es importante aprovecha el día para hacer las pases y pedir disculpas. Tomar la iniciativa es señal de valor y grandeza. Se debe prender una vela de larga duración (más de 24 hs).

Luego: comida previa al ayuno, bendiciones a los hijos y encendido de velas diciendo “baruj ata Adonai eloheinu melej haolam Asher kideshanu vemitzvotav vetzivanu lehadlik ner shel iom hakipurim” (hay quienes no prenden y quiénes no bendicen), todo antes de la puesta del sol. 

Ahi comienzan las cinco prohibiciones especiales del día: comer y beber, bañarse y lavarse (salvo suciedad), calzar zapatos de cuero, intimidad conyugal y untado de cremas o lociones. Aparte de las clásicas de shabat (transportar, artículos eléctricos, escribir, etc). 

Es importante preparar la casa para que esté limpia y bien axlimatada durantelas 24 horas de ayuno así como la comida para los niños y los que no pueden ayunar. En caso de enfermedad, embarazo, lactancia o aislamiento, consultar a su rabino de cabecera como conducirse. 

Por la noche se recita el rezo de kol nidrei y arbit. En este último (y en todos los rezos a el día) se agrega avinu malkeinu que es un pedido especial a Dios, quién es nuestro padre y nuestro Rey. Aquí la versión en fonética y en español: shalomhaverim.org/AVINU_MALKENU

En la lectura de los rezos a se omiten las secciones que requieren de minian: kadish, kedusha, repeticion de la amidá, bendición sacerdotal. Los 13 atributos de misericordia y las lecturas de la Torá pueden leerse (cuidar las pausas que indican los signos de puntuación). 

Por la mañana se dice Shajarit y musaf. Entre ambas se lee En la lectura de la Torá se lee Vaikrá, capítulo 16 desde el versículo 1 al 34 y el Maftir en Bamidbar,
capítulo 29, versículos 7 al 11 y la Haftará es Ieshaiu, desde 57:14 hasta 58:14. 

Luego de la lectura de la Haftará y antes de musaf, quién no tiene padre o madre dice la plegaria de “izkor” en memoria de los fallecidos. Aquí se encuentra el texto de la misma en hebreo, español y fonética: delacole.com/expresiones-ju

Otro rezo importante de la tefila de iom Kipur es el “unetane tokef” que podemos encontrar en el siguiente enlace junto con la trágica historia del autor del mismo, Rabi Amnon de Maguncia. https://www.tora.org.ar/untane-tokef/

En musaf debemos leer atentamente la descripción de la ceremonia de iom Kipur en el Beit hamikdash y la triste historia de los diez mártires, aquí en inglés: en.m.wikipedia.org/wiki/Ten_Marty

Por la tarde se dice el rezo de minja que incluye la lectura d Vaikrá, capítulo 18, del versículo 1 al 30 y la Haftará que es toda la historia del profeta Ioná. Para terminar con el rezo de Neila. 

El ayuno (y demás restricciones) finaliza con la salida de las estrellas y la ceremonia de Abdala que se realiza con un vaso de vino o jugo de uva y la vela que dejamos encendida durante todo el día de Kipur. 

Aprovechemos está oportunidad para establecen un vínculo personal y único con los rezos y sus explicaciones así nos queda para el resto de nuestras vidas. No perdamos de vista que iom Kipur es un día sublime donde Dios nos dan el regalo de la expiación. 

Que podamos desarrollar estos conceptos, ser perdonados por Dios y pronto ver el fin de está pandemia para volver a la normalidad pero como mejores personas.

¡Gmar jatima tova! 

Agrego algunas ideas más: ante la imposibilidad de asistir a la sinagoga, se debe procurar sincronizar sus rezos con el minian más cercano y con los miembros de la comunidad. Ante el obstáculo de la distancia, optamos por el tiempo para lograr la unión.

El toque del shofar del cierre del ayuno es completamente opcional así que no pasa nada si se está imposibilitado de escucharlo.

En la víspera es recomendable hacer varias comidas livianas y tomar mucha agua (evitar gaseosas y cafeína). Para la última comida se recomienda hidratos de carbono con proteínas, casi sin condimentos. Puede ser pollo con arroz. No está de más tomar algún complemento vitamínico.

Un comentario en “Coronavirus y el iom kipur más extraño”

Deja un comentario