En pesaj, ¡jugale al 4!

En pesaj, ¡jugale al 4!

En el judaísmo en general y en pesaj en particular, los números juegan un rol muy importante. Tamaños, medidas, fechas, horarios y cuentas, son algo de todos los días. Pero en esta oportunidad hay un número que se destaca por sobre los demás. Veamos de qué se trata.

por Jonathan Berim (@JonathanBerim)

En la noche de pesaj se lleva a cabo el “seder”, literalmente orden. Son 15 pasos que nos trasladan virtualmente desde el presente a la esclavitud en Egipto y de la misma, a la libertad. 

Durante el mismo se toman CUATRO copas de vino que representan las CUATRO expresiones de redención mencionadas por Dios en la Torá: “los sacaré”, “los salvaré”, “los redimiré” y “los tomaré” (Shemot 6:6-7).

CUATRO de copas de la baraja española

En paralelo, el judaísmo considera que hay CUATRO tipos de exilio, tanto históricos como filosóficos: Babilonia, Persia, Grecia y Roma; todos surgidos del exilio primigenio que fue Egipto.

Otro elemento central de la noche de pesaj es la matzá. Se comienza el seder con tres de ellas pero justamente en el CUARTO paso de la noche, se parte la matzá del medio dejando CUATRO trozos de matzá.

El seder comienza con “má nishtaná”, las CUATRO preguntas que realizan los niños y son el puntapié inicial de la noche. La hagadá nos relata que hay CUATRO tipos de niños que participan en el seder: el sabio, el malvado, el simple y el que no sabe preguntar.

Hay también: CUATRO ríos que surgen del gan eden, CUATRO madres de Israel, CUATRO copas del Faraón, CUATRO copas de castigo a los malvados del mundo, CUATRO copas de consuelo, CUATRO reyes que fueron vencidos por Abraham Avinu y CUATRO letras forman el nombre de Dios.

No hay coincidencias, todos estos conceptos están relacionados y tienen como objetivo dejarnos una enseñanza para la superación personal. Pero analizarlos todos exceden el tamaño de este #hilo así que vamos a enfocarnos en algunos de ellos.

Uno de los motivos por los cuales nuestros sabios decretaron tomar CUATRO copas en la noche de pesaj está relacionado con los CUATRO exilios que el Pueblo de Israel debió sufrir a lo largo de su historia.

De hecho, el plan divino original era que el pueblo de Israel esté en Egipto por CUATRO siglos para poder redimir todas las distintas facetas del exilio pero no pudieron aguantar tanto e hizo falta dividir el trabajo en “cuotas”.

Al salir de Egipto no se pudo alcanzar la redención total pero sí se dio comienzo al proceso que lleva a dicho fin. Esta fecha marca el comienzo de una redención que debemos continuar logrando año tras año inspirados en el seder de pesaj.

Podemos imaginar a Egipto como una cárcel con 4 muros distintos e infranqueables. Al dividir la sentencia en 4 cuotas, 4 exilios, cada uno tomó uno de los 4 aspectos de la prisión que la tierra de los faraones concentraba.

El Tanaj cuenta que Nebujadnetzar, rey de Babel, tuvo un extraño sueño que lo dejó perturbado: una estatua con la cabeza de oro, pecho y brazos de plata, vientre y muslos de cobre, piernas de hierro y pies de hierro y arcilla que fue destruida por el golpe de una roca.

Llamó a cuánto asesor, consejero, sabio y brujo que tenía a disposición pero ninguno puedo darle una interpretación al sueño que lo satisfaga. Hasta que recurrió al profeta judío Daniel y éste le dijo que se trata de una profecía sobre los reinos que dominarán el mundo.

“La cabeza representa a Babilonia”. La misma está en la cima del cuerpo humano y caracteriza el afán de conquista y la ambición. No hay motivo para creernos superiores a otros. La tendencia al dominio debe ser reemplazada por el respeto a cada ser humano.

“Persia se encuentra en el pecho y los brazos”. El hedonismo y la vida en pos de los placeres físicos, el corazón desea y los brazos lo toman. Los placeres fueron puestos en el mundo para que disfrutemos de ellos pero dicha acción debe estar acompañada de un sentimiento altruista.

Consumir alimentos sabrosos pero con el fin de obtener de ellos la energía para hacer buenas acciones. Viajar a bellos destinos para descansar y poder continuar nuestra labor en el mundo. Despejar la mente para poder pensar con mejor claridad.

“Grecia es la cintura”. Los griegos hicieron del culto al cuerpo y a la belleza un fin en sí mismo, llenando el mundo de gimnasios y estadios. El judaísmo admira la hermosura pero cuando se usa como un medio y no como un fin.

“Los pies simbolizan a Roma”, el andar, el llegar a todos los lugares. Es la universalización del mundo, la globalización. Por un lado debemos aprovechar las herramientas que este sistema nos proporciona para llegar con nuestro mensaje de vida cada vez más lejos. 

Pero, por otro lado, debemos conservar las características que nos convierten en nosotros mismos. Que la comunicación sea un medio para informar y acercar pero no un motivo para perder la esencia que nos hace únicos.

Por último, la interpretación de la roca es el pueblo judío que, aplicando los valores que estamos transmitiendo, tiene la fuerza de derribar las ataduras que plantean los exilios.

Es así cómo podemos aprovechar cada una de las copas del seder para enfocarnos en cada uno de estos CUATRO objetivos. Los cambios radicales no son buenos ni duraderos. Debemos acercar la liberación total pero dando pasos pequeños y firmes.

Trabajar en lograr la empatía con el prójimo, aprender a escuchar, desear el bien, alegrarse con la felicidad ajena, compartir, encauzar la belleza hacía fines positivos, hacer florecer nuestro judaísmo sin aislarnos del mundo que nos rodea.

Si cada año, con cada copa, nos comprometemos a un pequeño cambio; estaremos más cerca de nuestro objetivo, más cerca de la libertad. Apliquemos la estrategia del CUATRO.

¡Que podamos dar CUATRO certeros pasos y salir un poco más de nuestro Egipto!


Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. peisaj eliezer

    Jugale al 4 sacó un 10 excelente nota

  2. Migdalia M. de leon.

    Wow.Buena informacion.

    1. jonathanberim

      Gracias!

Deja un comentario