Guía rápida para Januca

Guía rápida para Januca

Estamos por comenzar #januca, la celebración de la victoria de los débiles contra los fuertes, de la santidad contra lo profano, de la luz contra la oscuridad. Pero: ¿Cómo se cumple con el festejo? Aquí las leyes y costumbres de la fiesta de las luminarias.

por @JonathanBerim

La finalidad de la fiesta es recordar, agradecer y difundir los milagros que Dios hizo por el pueblo judío en su guerra y victoria contra el poderoso ejército griego y la reinauguración de Beit Hamikdash (pueden encontrar la historia completa en: http://www.judaismoacademico.com/2019/12/22/la-historia-de-januca/).

Al restaurar y consagrar nuevamente el Templo tras la profanación helénica, se encontró aceite apto para el encendido del candelabro pero solo suficiente para un día. Milagrosamente, alcanzó para ocho jornadas, tiempo necesario para la producción de nuevo óleo. 

La forma de recordar estos milagros y representar la importancia de iluminar el mundo es prendiendo durante los 8 días de la festividad, un candelabro de 9 brazos llamado janukia (en realidad 8 más uno diferenciado, el piloto o shamash en hebreo). 

Si bien hablamos de un candelabro por simplicidad, es prescindible: alcanza con velas apoyadas en una base o copitas con aceite. El requisito obligatorio es que las mismas estén todas alineadas y a la misma altura, con excepción del shamash que debe diferenciarse de las demás.

Image

Cada vela debe contar con una única mecha y estar distanciada de las velas próximas para que se pueda distinguir de qué día de la festividad se trata, en base al número de las llamas encendidas. 

Se puede prender con todo tipo de velas o con todo tipo de aceite y mechas. Pero la prioridad (de mayor a menor) es: aceite de oliva apto para el consumo con mechas de algodón, otros aceites, velas de parafina y, si no consigue ninguno de los anteriores, otro tipo de vela. 

Este candelabro se prende cuando comienza el nuevo día hebreo (que ocurre poco después de la puesta del sol). La costumbre sefaradí es encender con la salida de las primeras estrellas, la ashkenazí y de Ierushalaim es con la puesta del sol y muchos lo hacen diez minutos después. Las excepciones son el viernes, dónde se prende antes que las velas de shabat y el sábado dónde se prende después de havdalá.

Independientemente del horario de encendido, el candelabro debe permanecer prendido, cómo mínimo, media hora después de la salida de las estrellas. 

En caso de atrasarse, se puede prender con bendición mientras aún es de noche y haya miembros de la familia despiertos. Si todos duermen, prende sin bendición hasta el alba. Luego del mismo, perdió la mitzvá de ese día. 

El objetivo del encendido es difundir el milagro por lo que, si se vive en un 3er piso o inferior, o si tiene vecino enfrente, se prende en la ventana que da hacia la calle. Si no es el caso, se prende en la puerta de entrada de la casa, del lado contrario a la mezuzá. 

Lo ideal es que las llamas del candelabro queden por encima de los 24 centímetros del suelo y por debajo de los 80 CM. Si quedan fuera de este rango, se cumple igual (siempre que no superen los 16 metros – ya que quedan fuera del rango visual). 

La mitzvá se cumple al encender por eso tiene que estar todo resuelto en ese momento, lugar adecuado, materiales listos, etc. No sirve prender en un lugar y luego mover la janukia al lugar correcto, tampoco prenden con poco aceite y luego agregar más.

Image

El encendido se hace de forma progresiva, comenzando el día 25 de #kislev y prendiendo una vela más el piloto, el segundo día dos velas más el piloto y así hasta llegar al octavo y último día, donde se prenden las ocho velas y el piloto. 

El primer día se prende la vela del extremo derecho del candelabro y cada día se va agregando una hacia la izquierda. La última en ser agregada es la primera en ser prendida por lo que el encendido se hace de izquierda a derecha.

Image

Se acostumbra prenden una janukia en la sinagoga para difundir el milagro pero la mitzva se cumple solo con la que se prende en su lugar de residencia. La costumbre Sefaradi es prender un candelabro para toda la familia y los ashkenazim acostumbran a q cada niño prenda una extra.

Todos los días se recitan dos bendiciones antes del encendido: “Baruj atá ado-nai elo-heinu melej haolam asher kideshanu bemitzvotav betzivanu lehadlik ner (shel) januca” y “baruj atá ado-nai elo-heinu melej haolam sheasá nisim laabotenu baiamim hahem bazmán hazé”. La primera noche se agrega a las bendiciones antes mencionadas, la brajá de “shejeianu”: “Baruj atá ado-nai elo-heinu melej haolam shejeianu vekiimanu lazman hazé”.

Cuando se está terminando de encender se dice el rezo de “hanerot halalu” y luego se acostumbra cantar “maoz tzur”. 

Después de encender las velas, se acostumbra a dedicarse a: contemplar las mismas, pasar tiempo en familia, darle regalos a los niños, jugar, contar la historia de januca y comer comidas fritas en recuerdo del milagro del aceite.

Image

Las mujeres acostumbran a no hacer ninguna clase de trabajos mientras las velas están prendidas. Esto se debe a lo duro que fueron los griegos con ellas en particular. Se acostumbra consumir comidas lácteas por el rol central en la epopeya de Iehudit, hija de Iojanan Cohen gadol. 

Durante la festividad: se completa a diario el “halel”, no se ayuna ni se hacen los rezos de súplicas (tajanun), se agrega en el rezo y en birkat hamazon un párrafo dedicado a los milagros ocurridos llamado “al hanisim” y se hacen comidas especiales.

Image

También se acostumbra a aumentar en la ayuda al prójimo (tzedaká).

Quiera Dios que tengamos una fiesta alegre y enriquecedora y que el mensaje de la misma nos ilumine todo el año.

¡Januca sameaj!

Deja un comentario